Relato ganador de I Concurso de Microrrelatos «Navidad»

Relato ganador de I Concurso de Microrrelatos «Navidad»

¡Ya tenemos relato ganador del I Concurso de Microrrelatos “Navidad” convocado por la Biblioteca Salvador García Aguilar de Molina de Segura, la emisora Radio Compañía y la Editorial Tirano Banderas!

Tras una larga y reñida deliberación, el jurado del Concurso ha decidido declarar ganador al microrrelato titulado

“Urgencia humanitaria”, cuyo autor es Jordi Rosiñol Lorenzo. Enhorabuena al ganador y agradecer la participación a los casi cuarenta amigos que han enviado sus relatos al Concurso.

Urgencia humanitaria
Con once años, identifico los distintos obuses según silban cayendo en el azar 
tenebroso del destino. No sé cuantos meses, o años, llevamos escondidos en el sótano
cubierto de cascotes que un día fue nuestro hogar. Khaled con seis años no recuerda
otra cosa, tampoco recuerda a nuestros padres, ni sus cuerpos destrozados entre los
escombros, ¡ojalá yo tampoco! Qué falsa, efímera e infantil era mi vida.
Con el alba silenciosa después del tableteo de los kalashnikov, salgo como siempre a 
buscar algo que echarnos a la boca. Pero hoy el Sol es diferente en Alepo. Hoy hay
una fila infinita de autobuses esperando. Veloces vamos hasta allí; ya en su interior
con el miedo perdido, Khaled me sonríe apretando nervioso mi mano.
Cómodamente sentados en los mullidos asientos, largas las horas pasan, mientras 
pausados los dirigentes internacionales analizan si el plan de evacuación podrá ser
antes de Navidad.

_

Jordi Rosiñol Lorenzo

Leer todos los relatos presentados al I Concurso de Microrrelatos «Navidad» >>

Somos colegas sabes…

Somos colegas sabes…

Somos colegas sabes…

¿Sabías que los fallecimientos aumentan en Europa un 17% los 26 de diciembre todos los años?
Y no, no es por suicidios a causa de depresiones por estas fechas ni nada similar, lo que aumentan son las muértes súbitas. Chim Pum.
Existe un villancico, que si lo cantas el día 25 de 10 a 11 de la noche y en la cena has comido aceitunas pues, te mueres.
No te rías, esto es en serio. El villancico es una modificación de un ritual mesopotamico, todo esto me lo dijeron unas brujas en un aquelarre, ellas tienen la letra original y yo vi los pergaminos.
Te voy a decir la letra, a ver si te suena.  
Zeitgeist, Zeitgeist el burro a Belén  
Zeitgeist, Zeitgeist el pastor con desdén.
Sshhhh! Para!  
Que mi regalo sea no decírtelo entero. Porque somos colegas sabes…  
_
FELIZ NAVIDAD  
_
Pablo Degausser
_
El eco del alma

El eco del alma

El eco del alma

Las gotas de agua resbalaban por el interior de la ventana por la condensación.

Me asomé por el cristal  y tan solo y en un principio me vi a mi mismo.

No me reconocí en la imagen; habían pasado muchos años desde que me apee de aquel vehículo llamado ceguera.

Mis pensamientos se evaporaron en segundos cuando escuché a mi compañero decirme:  – Vamonos, es la hora.

Cogí mi pequeño equipaje y mi material fotográfico y decidí salir del caos ponzonoso e incomprensible, dirección a otra parte que se me hacía irremediablemente material y fuera de sentido.

Abrí los ojos.

Un cartel publicitario me avisaba que era Navidad.

Felicidad se desprendió de su cascarón cuando la obscuridad, la sinrazón, el interés desmedido, el dinero envenenado prevaleció, prevaleció, prevalecio…

Se oyó chocar estas sílabas entre paredes derruidas y llenas de oquedades febriles de egoísmo.

Feliz Navidad -dije- pero nadie me contestó.

 
Mada
_

Volver a concurso de microrrelatos «Navidad» >>

Lejos del Olvido

Lejos del Olvido

  Lejos del olvido

La vida es un cúmulo de casualidades, me dijiste aquel diciembre (oh navidad, blanca navidad), invierno en el que me helaste el corazón. Hoy, dos años después, el frío aún sigue calando mis huesos y las cicatrices que hay en mi ser me siguen recordando las heridas que, del todo, no consiguieron cerrar.
Quizás alguien puede hacerme recordar que no debo olvidar, pero siempre es diciembre fuera y en mi corazón. Y es que, la vida no está llena de buenos momentos, son los momentos los que te hacen sentirte agradecido por haber tenido gente con quien compartirlos.

_
Kairi

_
Volver a concurso de microrrelatos «Navidad» >>

Una Estrella

Una Estrella

Una Estrella

Estrella, un nombre hermoso que hacía juego con su apariencia.
Así llamaron al bebé nada más llorar al mundo. Aseguran que esa niña sólo fue el anhelo de alguien, un deseo cumplido traído a plano físico por medio de un sueño. Ser tan hermoso no podía ser bueno, tanta belleza junta era capaz de atrapar el alma de la gente. Fue arrebata de los brazos de su madre para ser abandonada en mitad del bosque a su suerte. El frío y los lobos acabarían con ella. La ley lo advertía, nadie podía destacar sobre otro sin ser castigado, nadie que fuera feliz o bello, tenía derecho a respirar en ese reino. Alguien de buen corazón la rescató del suelo y la elevó sobre un árbol. Siempre, en navidad, Estrella sonríe, brilla desde la copa más alta.

_

Lola Gutiérrez

_

Volver a concurso  de microrrelatos «Navidad» >>

La baldosa

La baldosa

La baldosa

Noté como el calor de su mano calentando la mía, desapareció y enfrió todo mi remendado cuerpo.
La maldición de mi mundo impidió que cogiera su mano de nuevo.
Todo pasó en un eterno segundo, la mano, el frío y la dureza de una sucia y vieja baldosa.
Al segundo siguiente me inundó la melancolía de lo que jamás volvería a sentir.
Un capricho de mi memoria, me llevó al día de Navidad en que la conocí y a su alegría contagiosa mientras nos descubríamos entre regalos.
– Mamaaaaaaaaaaa esperaaa!! Se me ha caído mi osito amoroso – Oí su voz.
Retrocedió un paso, me cogió y me abrazó con tanta fuerza que calentó mi mano y todo mi cuerpo de lana. Miré al frío suelo y sonreí sin sonreír, igual que ayer cuando nos conocimos…

Osito de peluche 26 de diciembre 2016.

_

Joaquim

_

Volver al concurso de microrrelatos «Navidad» >>

Amarga evocación

Amarga evocación

Amarga evocación

Cerró la puerta con llave y sacó la fotografía con añoranza; solo se permitía verla en aquellas fechas. Se encontraba de nuevo en su escondite favorito, donde guardaba miles de secretos, donde iba solo en Navidad. Lleno de sentimientos, e invadido por los recuerdos, fue interrumpido.
‘’-Sé que fue difícil, y que aún la amas. Pero ahora tienes una familia, disfruta de este día con ellos.-dijo su hermana- Ambos percibimos su ausencia. ’’
‘’-Si hubiera estado allí, no hubiera pasado nada…-‘’
Sabía que era su culpa, todo ocurrió porque no estaba a su lado, por ello la perdió: siempre se culparía. La única manera de recordarla era con aquella fotografía. Junto a su mujer, se dio cuenta de los maravillosos hijos que tenía gracias a ella. Pero él solo deseaba volver a tenerla a su lado, gozar los momentos que le daban sentido a su vida, ahora vestida de negro.

_

Alba Pastor Navarro

_

Volver al concurso de microrrelatos «Navidad» >>

Recuerdos

Recuerdos

Recuerdos

Recuerdo con nostalgia aquellos años en los que mi mayor preocupación, por estas fechas, era la de saber cual de mis abuelas me regalaría los pañuelos y cual los calzoncillos. Pero también recuerdo con mucha alegría la algarabía que montábamos cuando nos reuníamos toda la familia alrededor de la mesa. Una mesa en la que, siempre cabía uno más, por muy apretados que estuviésemos ya.

Muchas han sido las Navidades que dejaron grandes recuerdos, también las hay tristes. Pero todas ellas tienen en común la alegría que da el poder volver a sentarme junto a toda la familia.

Hoy la mesa es mucho más pequeña. Algunos ya no están presentes y otros se han unido…pero ninguno falta.

¿Qué si echo de menos aquellas Navidades de mi infancia? Sigo disfrutando la expectación y la alegría de aquel niño…hoy a través de mi hijo.

No, no las echo de menos… Las disfruto doblemente.

Eduardo Elías Gómez

_

Volver a concurso de microrrelatos «Navidad» >>

Una Navidad diferente

Una Navidad diferente

Una Navidad diferente

Era una Navidad cualquiera, mi familia y yo como de costumbre. Pero ocurrió algo espectacular, en Nochebuena ¡nos íbamos a ver a Papa Noel! porque nos tocó ese viaje.
Me encantó la noticia pero al pensarlo sentí una gran tristeza por no pasarla con mis abuelos y primos.
Allí caía nieve por las noches y era un sueño cumplido y me encantó la casa de Papá Noel.
Cuando volví a mi casa me encontré los regalos de Papá Noel me gustaron mucho porque no le suelo pedir nada ¿sería por visitarle?.Mi familia siempre ha sido de los Reyes Magos.
De hecho pensé que ese año no tendría Reyes y estaba muy nervioso ese día, me acosté pensando que no vendrían, porque ya había tenido regalos pero al final vinieron los Reyes Magos con sus camellos y se comieron los bombones, dulces navideños y el agua como cada año .
Al despertarme, mi Belén estaba repleto de regalos, incluso más que al volver del viaje.

_ Pablo García López

_

Volver a concurso de microrrelatos «Navidad» >>
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This